La madurez de Viña Odfjell

Hoy les quiero contar que Viña Odfjell maduró.

¿Cómo así? Pues la viña ubicada en Padre Hurtado, que acaba de estrenar nuevas etiqueta, maduró. Dejó de ser la viña que hablaba en futuro para presentarse. Ahora hablan en presente, luego de un intenso trabajo de preguntarse “qué somos y qué queremos ser”.  

Madurez para pararse en el concierto internacional de viñas diciendo en voz alta: “Somos una viña premium orgánica y biodinámica”. Si, Premium, si Orgánica y si Biodinámica. (Toma, cachito de goma).

Y no es que antes no fueran orgánicos, ni estaban en proceso de ser biodinámicos, lo que sucede es que hicieron el camino largo, estudiaron su marca, entendieron sus vinos, crearon un “Brand Book”, su mensaje lo ordenaron, y ahora tienen claro quienes son.  Por eso llamo a ese proceso: Madurez de viña Odfjell.

Partamos desde el inicio: La Viña Odfjell de capitales noruegos siempre se ha caracterizado por el respeto a la tierra y su gente, valores que llevaron a esta viña a explorar la agricultura orgánica y biodinámica. Esta opción por la sustentabilidad la llevó a explorar lugares y variedades poco tradicionales, y a trabajar en la producción de vinos únicos con sentido de lugar.

Viña Odfjell en Padre Hurtado

Veinte años después de ese primer paso, Odfjell consolida su excelencia enológica y adopta un cambio de imagen para expresar de mejor manera a los consumidores los valores que la guían: la producción de vinos orgánicos y el manejo biodinámico de sus viñedos.

Sobre eso, Alejandro Abarca, gerente de la viña explica perfecto, esta madurez:

“En 2001 encontramos en la zona de Cauquenes,  en la región  del Maule, un viñedo centenario de la cepa Carignan que producía una fruta excepcional sin intervención de los métodos agrícolas convencionales, fertilizantes ni productos químicos. Ese descubrimiento desencadenó toda una sensibilización sobre la necesidad de devolver la salud a nuestros viñedos al revitalizar los suelos y concentrarnos en la biodiversidad. En 2013, todos los viñedos de Odfjell alcanzaron la certificación biodinámica y comenzaron a recibir el reconocimiento de la prensa especializada. Los reconocimientos recibidos son para nosotros la validación externa de un profundo convencimiento: nuestros vinos han alcanzado un excelente grado de vitalidad y equilibrio producto de nuestro trabajo. Hemos logrado hacer un vino orgánico de calidad premium”.

Nada más que decir su señoría, a confesión de partes, relevo de pruebas.

Nuevas etiquetas:

Tierra, Agua  y Fuego son los elementos utilizados en las nuevas etiquetas para describir la vitalidad de los suelos y la fuerza de la naturaleza. Estos elementos, vienen a demostrar la madurez de la viña.

En la línea Armador: las etiquetas se inspira en el elemento Tierra. Interpretación de una foto del terroir del viñedo de Padre Hurtado.

Por su parte, en la Línea Orzada: Las etiquetas se inspiran en el Agua. Esta línea, que es el ADN de la viña, profundiza en el concepto de movimiento, producto del Vortex que se crea al dinamizar los preparados biodinámicos.

En el vino Premium Aliara: este vino se inspira en el Fuego, en su etiqueta. El vino con mayor trayectoria, que mezcla lo mejor de los viñedos de Odfjell.

Hay que señalar que las etiquetas fueron diseñadas por el equipo de DAF.

La invitación ya está hecha. Maduren ustedes también (no broma).

A probar los vinos de la viña Odfjell y a disfrutarlos, pensando en quién soy, qué quiero ser, a donde voy.

🙂 lapepa74

 

Comentarios

comentario